SÍGUENOS EN  

La Organización Mundial para la Salud (OMS) ha declarado el brote de Ébola en República Democrática del Congo (RDC) como una emergencia de salud pública internacional. Más de 1.600 personas han perdido ya la vida por este brote, que no está controlado y que afecta a una región ya devastada por la crisis humanitaria y el conflicto. Médicos sin Fronteras alerta de que las comunidades y pacientes deben estar en el centro de la respuesta y ser participantes activos, dado que la mitad de las muertes por Ébola han tenido lugar en casas o en centros no especializados debido a rumores y miedos extendidos entre la población. 

La velocidad de contagio es uno de los aspectos que más preocupa a las personas expertas. Desde MsF requieren a las autoridades un enfoque de mayor envergadura para la prevención de la epidemia, lo que significa un mayor acceso a la vacunación de la población para reducir la transmisión".

Leer más